Redescubriendo a mis hermanas

El sábado salí a cenar con mis hermanas, fue una cena muy agradable en la que hablamos de nosotras y nos descubrimos un poco cada una. Es curioso pensar como de desconocido puede resultarte alguien tan cercano. Mi hermana mayor se quedó sorprendida con mi vena humorística y mi sentido del humor. Yo descubrí en ella una persona de corazón grande y una bondad increíble.

Mi hermana mediana es la más fuerte y valiente, encara las cosas con mucho aplomo y espiritualmente es la más completa, la que más ha crecido y la más emprendedora.

Hablamos bastante, sobre todo de nuestros padres. Mi hermana mayor dice que no nos estamos portando bien con ellos y lo peor de todo es que tiene razón. Los visitamos muy de tanto en tanto, apenas les llamamos y no les hacemos partícipes de nuestras cosas, de todo aquello que nos sucede y que acabamos contando a un desconocido.

Tienen 77 años cada uno, y aunque se valen por ellos mismos, nos necesitan mucho. Yo he hecho el propósito de cambiar y de mejorar en darles más cariño y atención. En fin, que valió la pena la salida, hemos quedado que de ahora en adelante se repetirá más a menudo.

2 comentarios sobre “Redescubriendo a mis hermanas”

  1. A ver si repites la salida, hay que estar más por la familia, y dígnate por ver más a menudo a tus padres que se lo merecen con creces. Además yo estoy muy a gusto con ellos y me encanta veros jugar a la brisca, aunque tu y el niño no ganais a tus padres ni dejándose.

    Besos

  2. En realidad nos dejamos ganar, además…al niño en cuanto le salen buenas cartas canta un montón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.