Adéu Sra. Mònica, fins una altra

Hoy he ido a un entierro y aunque me prometo mil veces que no lloraré siempre fracaso en el intento. A fin de cuentas es una vida que termina, algo zanjado, acabado y dispuesto. Un final en algunos casos esperado y en otros un shock verdaderamente difícil de digerir.

Rosa

Hoy ha muerto la Señora Mònica y verdaderamente desde que tengo uso de razón, he compartido todas mis navidades con ella y con su sonrisa. Se puede decir que ha sido una gran dama, una mujer de aquellas que saben estar y comportarse con una educación exquisita para los tiempos que le tocaron vivir. Hace poco estuvimos en su casa, y como siempre nos atendió de manera elegante. Es cierto que había cumplido los 90, pero su lucidez la acompañó siempre y su mirada viva y brillante hacian que te sintieras bien. Estoy segura que ha sido una mujer muy guapa, porque aun siendo mayor, se notaba una piel bonita , apenas si arrugas y con unos ojos azules preciosos.

Durante mucho tiempo regentó una tienda de comestibles que ha estado abierta en Igualada hasta el pasado mes de agosto en la Plaça de la Creu en Igualada, aún reza el letrero con su nombre “Queviures Mònica” y al pasar por delante al volver el trabajo me ha dado mucha pena.

También lo he pasado mal al ver a mis sobrinas Mònica y Raquel, porque se les ha ido su abuela, su referencia desde que eran niñas porque vivieron con ella hasta que se casaron, las he visto tan vulnerables… tan pequeñas nuevamente. Hay momentos que un abrazo reconforta, pero otros en los que apetece desaparecer con tu pena y con tu dolor.

De todas maneras se han convertido en dos mujeres bellísimas,y seguro que su abuela, la señora Mònica tuvo parte de “culpa” de eso, ya que la genética también se hereda. Además creo que sus parejas son sin duda sus almas gemelas y estoy muy contenta por ellas, porque se merecen lo mejor.

Mi hermana y mi cuñado también estaban muy afectados y en estos casos no hay consuelo que puedas ofrecer ni nada que suavice lo que sólo se pasa con el tiempo.

Mònica, desde donde esté…cuidaremos de los suyos porque son los nuestros y habiendo sido tan especial, seguro que tiene un buen sitio guardado donde sólo van las personas buenas y bonitas cuando se marchan.

Como pone en el recordatorio de su entierro,” Adéu Mare, adéu Avia, adéu Amiga…el millor regal ha estat la teva companyia”

Un comentario sobre “Adéu Sra. Mònica, fins una altra”

  1. Fue un placer conocerla, Sra Mònica.

    No serà falaguer, l’estiu, i la tardor
    -saps prou com l’estimàvem-
    serà potser en excés melangiosa.
    Quan s’escurcin els dies te’m faràs més
    present,
    perquè el silenci fa més densos
    els records, i més íntim el temps
    que ens és donat per viure’ls.
    A ulls clucs et veuré: tot serà tu
    per la cambra, pels llibres, en la fosca.
    Després passaran anys i esdevindràs
    translúcida
    i a través teu estimaré el futur
    potser sense pensar-te ni sentir-te.
    Arribaràs a ser una part tan íntima
    de mi mateix, que al capdavall la mort
    se t’endurà de nou quan se m’endugui.
    (DESPRÉS-MIQUEL MARTÍ I POL)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.