El puente sumergido

Yo sigo, en cuanto tengo oportunidad, el recorrido por la historia gracias al libro que ya os comenté hace unos días: IDEAS. Historia Intelectual de la Humanidad. Ya he rebasado el ecuador del mismo y he penetrado en los acontecimientos que llevaron a que los Europeos descubrieran el Nuevo Mundo. Antes de ese suceso tan importante he de remontarme a unos 20.000 años atrás de nuestros días, cuando se produjo uno de los experimentos naturales más impresionantes de la historia de la Vida.

En aquel entonces Siberia y Alaska estaban unidos por un estrecho, el estrecho de Bering, en aquel puente terrestre que unía los dos continentes actuales el hombre primitivo de Diuktai siguió a los mamíferos que lo atravesaban y desde allí se fueron dispersando por el Nuevo Mundo. Entonces ocurrió algo inesperado, los océanos se alzaron y cubrieron el estrecho para quedar sumergido hasta que el capricho de la naturaleza decida algún que otro cambio. A partir de ese instante Eurasia quedo separada del Nuevo Mundo y comenzó la cuenta atrás del experimento: los dos grupos humanos separados por el preciado líquido tenían que evolucionar en entornos muy diferentes.

Bering

Cerca del 1492 el hombre occidental había surcado los mares en grandes barcos. Había naves de velas triangulares que viajaban por el mediterráneo, otras de velas cuadradas que recorrían el Atlántico. La idea de utilizar los dos tipos de velas dio paso a las carabelas y las carracas. Se había inventado ya la brújula, la plomada para medir la profundidad del mar, los timones, las cartas de navegación o portulanos, la imprenta, el reloj, etc. Occidente estaba en pleno renacimiento, una revolución cultural y científica que llevo a Europa a la hegemonía del mundo.

Entonces llegó un momento crucial en la historia de la humanidad, en 1492 dos poblaciones de seres humanos que habían estado separados durante miles de años y que se habían desarrollado paralelamente, siendo unos y otros ajenos a la existencia del otro, se encontraron de nuevo. Pero algo ocurrió de forma muy distinta en las dos partes del planeta, las dos poblaciones habían evolucionado a distinta velocidad después de haber dejado de ser una sola población cuando el estrecho de Bering desapareció bajo las aguas. Los habitantes de América se habían desarrollado tan lentamente que incluso todavía no habían inventado la rueda. Vivían en casas largas que eran compartidas por varias familias, eran cazadores, granjeros y no tenían caballos (que fueron introducidos por los europeos), la escritura estaba poco evolucionada. Además la psicología del habitante de América era distinta  a la del europeo, en Europa se había desarrollado el concepto de “persona” o individualidad, mientras que en América el grupo era más importante ya que eran conscientes que la identidad de los individuos dependía de los distintos subgrupos de la sociedad.

Cristobal Colón

Hay varias hipótesis que explican esta diferencia de velocidad en el desarrollo evolutivo, sobretodo diferencias en la capacidad de inventar artefactos para manejarse mejor en el mundo, también diferencias en el avance en la comprensión de los fenómenos naturales. Según Pared Diamond en su libro Armas, Gérmenes y Acero, esta diferencia se debió a la distinta configuración de los continentes. Mientras América se extiende de norte a sur, Eurasia lo hace de este a oeste. Puede no parecer determinante pero cuando caemos en la cuenta que las plantas y los animales domesticados se difunden más fácilmente de este a oeste que de norte a sur, entonces el razonamiento puede tener un serio valor científico. Latitudes similares nos llevan a unas condiciones geográficas y climáticas parecidas y el hecho de que esto no se produzca de igual modo en similares longitudes pudo ser trascendental en la evolución cultural de las poblaciones. Cuando Colón llegó a América en Eurasia existían treinta y tres especies de hierbas productoras de semillas grandes y en América once, también existían en Eurasia trece especies de grandes mamíferos domesticados y en América sólo una.

Con el descubrimiento de América cambiaron mucho las cosas en ambos continentes. La riqueza enviada a Europa en toneladas de oro y plata produjo un desequilibrio en la economía. Hubo una subida de los precios por la acumulación de capital y en el siglo XVI los precios se habían quintuplicado provocando desazón y cambios sociales. Pero esto no es nada comparado con lo que ocurrió en el otro lado del Atlántico, los europeos, en especial los españoles, desencadenaron uno de los mayores holocaustos de la historia de la humanidad, eliminando a millones de indígenas del continente americano, se calcula entre cincuenta y ochenta millones de personas eliminadas. Los europeos demostraron que no estaban tan evolucionados como pudiera parecer, seguían siendo unos bárbaros en otras muchas facetas, y eso es lamentable.

Esperemos que aprendamos de la historia y que de una vez por todas los choques de civilizaciones se conviertan en abrazos amigables de seres humanos que buscan conocerse unos a otros y colaborar por el bien del despliegue de la Realidad.

5 comentarios sobre “El puente sumergido”

  1. Desgraciadamente, mirando de reojo acontecimientos históricos, como este que explicas, llego a sospechar que nuestras miserias morales como la codicia, ha llevado al hombre a la guerra, y eso ha hecho que el hombre «evolucione» No sería una evolución espiritual, pero como en la antigua grecia, la gente primero ha de llegar a un biensestar, y despues con la panza llena, y sus esclavos travajando por ellos, es cuando se ponen a filosofar y a preocuparse por cuestiones menos basicas. Recordemos que los satelites que hoy son tan importantes en nuestro dia a dia nació, al igual que la informatica, gracias a la carrera tecnologica militar de las grandes potencias.
    Para someter, o expoliar, hemos perfeccionado la navegación hemos estudiado que cosas de aquel entorno eran provechosas, que extrañas plantas curativas debemos importar para vender vacunas que ellos nunca podran comprar…Tal vez como una ironía de la existéncia, algún día inventaremos un «Santo guerrillero» al cual veneraremos (tal vez en otro planeta) para agradecerle nuestros terrores del pasado, olvidados casi por una evolución espiritual, donde entonces sí, quepa la posibilidad de abrazarnos todos.
    Un beso.

  2. Muy buenos tanto el escrito como el comentario. Parece mentira que a pesar de que en el momento del descubrimiento dos sociedades tan diferentes han conseguido ponerse a la par de evolución (o de lo contrario según como se mire).

    felicidades!

  3. Me parece muy interesante la historia y creo que todos deberiamos saber por lo menos cuestiones básicas acerca de nuestros origenes.
    Saludos

  4. ESTARE COMPARTIENDO MAS COMENTARIOS CON USTEDES TENGOA VARIAS INVESTIGACIONES REFERENTES A ESTE CASO, DESDE LOS 12 AÑOS DE EDAD EMPESÓMI INQUIETUD POR ESTE FENOMENO QUE DARÁ RESPUESTAS A LOS PRIMEROS POBLADORES DE ESTA TIERRA SAGRADA Y MISTERIOSA. NOS ESTAMOS ESCRIBIENDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.