Fábulas de Velázquez

A veces creemos que las cosas van a estar así para siempre, de repente surge el cambio, algo que es  inevitable en nuestras vidas, y sin ningún genero de duda algo recomendable para que el desarrollo del ser humano continúe hasta el fin de su vida, aunque a veces nos resulte tan ingrato. El cambio obliga a romper viejos esquemas y a salir de algunos de los hábitos adquiridos y de la comodidad que corrompe el cuerpo y la mente. Estos últimos días algo ha alterado mis planes más inmediatos, entre ellos la continuación de la línea de este blog, que en tan corto periodo de tiempo tantas satisfacciones me ha dado. Esto no quiere decir que la cosa termine aquí, aunque si que tendré que darle otra orientación a algunos de mis textos que a tanto esfuerzo me conducían. Creo que será beneficioso porque me liberará del yugo de tener que preparar mucho algunos de los textos y quizás surja la creatividad como fruto de la libertad, otros textos serán más trabajados en cuanto llegué el instante de liberación de mis responsabilidades cotidianas.

Tenía pensado hablar sobre algún tema relacionado con el arte, el tema era buscar el equilibrio como algún lector avispado probablemente verá tras el intento consciente de una armonía numérica de las categorías. De hecho, estos últimos días han acontecido varios sucesos que me podrían servir para ello, como la exposición que se inauguró en El Prado sobre las “Fábulas de Velázquez”, o como la muerte reciente de un artista del séptimo arte al que admiraba mucho: Fernando Fernán Gómez.

La exposición del Prado “Fábulas de Velázquez. Mitología e historia sagrada del siglo de Oro” muestra 28 obras del pintor sevillano con otras 24 obras de otros autores que fueron inspiración para Velázquez. La selección que se ha hecho está basada en temas sagrados y mitológicos y el resto de pinturas son de autores tan reconocidos como El Greco, Caravaggio, José de Ribera, Nicolás Poussin, Zurbaran, Rubens, así hasta 17 autores de prestigio internacional. El listado de obras está dividido en categorías temáticas, tenemos “Sevilla: Religión y vida cotidiana”, en esa categoría yo destacaría los dos cuadros de “San Juan Bautista”, uno de Velázquez, el otro de Juan Martínez Montañés. Otra categoría es “El Horizonte Romano. clasicistas y Caravaggistas.”, aquí yo me decantaría por el famoso cuadro de «Los Borrachos o El triunfo de Baco» contrastado con el “Sacrificio a Baco” de Máximo Stanzione. En la categoría “Devoción y Meditación”, categoría que ya sólo por el nombre me fascina, eligiría el precioso cuadro “Coronación de la Virgen” que me recuerda tanto al arquetipo de la Madre que nos protege y nos ama. En el mismo cuadro también aparecen las tres entidades de la Trinidad, además de ángeles y querubines.

Virgen

En la categoría “El desnudo. La narración” no puede faltar la “La Venus del espejo” que fue el primer desnudo integral de la pintura española, y en la categoría de “La Filosofía y la Historia” entre otros tenemos a “Heráclito, el filósofo que rie” y “Demócrito, el filósofo que llora”, las dos obra de Rubens. Por último en “La Narración” tenemos el famoso cuadro de Las Hilanderas como representación de la fábula de Aracne.

Venus

Debe ser una gozada darse una vuelta por el Museo del Prado, sentir tanta belleza es un privilegio para los sentidos y para el corazón que nos merecemos de vez en cuando. ¿Te apuntas?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.