Visita a la psicóloga y a la dietista

Esta semana he tenido dos visitas de control importantes, una con la dietista y otra con la psicóloga. La primera me ha cambiado la dieta y me ha dado una en la que se comen cosas tan inusuales como bikinis o pizzas margarita. La segunda ha ido muy bien aunque yo creo que deberíamos cobrar a medias porque yo creo que también la visito yo a ella. Nada más entrar la he encontrado muy decaída y le he preguntado que le pasaba con lo que hemos estado un rato hablando de ella…justo hasta que se ha percatado y hemos empezado a hablar de mí.
 
Para mí las personas desprenden una especie de luz  y hay temas, días o momentos en los que esa luz es distinta. Es el caso de hoy con ella, tenía poca luz y se intuía que le pasaba algo. De hecho, todas las personas tenemos nuestros altibajos y momentos en los que cambiaríamos cosas de nuestra vida.
 
Reconozco que hasta ahora yo era un caos en mi cabeza y eso se traducía en mi alimentación, ahora he comprendido que como el universo todo necesita un orden, más si cabe cuando hablamos de nuestra alimentación.
 
La comida es nuestro combustible y si tomamos el ejemplo como si de un coche se tratase debemos entender qué tipo de carburante necesita. Hasta ahora yo le estaba poniendo a mi cuerpo uno que no era el adecuado y eso hacía que todas las piezas restantes no trabajaran en su óptima frecuencia.
 
A veces no puedo seguir los dictámenes de una alimentación sana, pero poco a poco voy aprendiendo a comer y entiendo un poquito más las necesidades de mi cuerpo.
 
Por cierto, la dietista me ha recomendado unas mancuernas para trabajar los brazos, son ya 8 cms. de brazo y 20 de cadera los que he perdido, ahora se trata de trabajar la flacidez.
 
Estoy contenta.
 

Deseos De Cosas Imposibles – MUSICA.COM

3 comentarios sobre “Visita a la psicóloga y a la dietista”

  1. Me alegro de que hayas caído en la cuenta de que todo necesita un orden. Me atrevería a decir que el orden es inteligencia en el sentido de organización, y que sólo puede existir orden cuando se penetra en esa ley del universo. Ahora bien, como todo, después de entender eso se requieren ganas e invertir energía para imponer el orden en el caos (ignorancia o ausencia de orden). De tal modo que siempre estamos al servicio de la triada inteligencia (organización, orden en este caso), afectividad (ganas, querer, voluntad de «volo» (querer)) y energía (esfuerzo).

    Besos

  2. Creo que a veces se abandona el orden deliberadamente, como un acto de reveldía o que se yo…No creo que sea malo destrozar el orden, aunque eso claro está lo sufre uno mismo, pero acaso la lucha para restaurar el orden no es un proyecto que nos hace sentir vivos?
    Me gustó muchó lo de la luz de las personas, y con la empatía que desprendes al contar las cosas, casi he visto a la psicóloga desahogarse con tigo llorando un poco sobre tu hombro.
    Besillos

  3. Gracias corazón, hace muchos días que no nos vemos y me gustaría que quedáramos la próxima vez que bajeis para charlar un ratito como tantas otras veces y para pasar un rato como los que pasábamos antes.

    Os quiero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.