Una mosquita muerta

Una mosquita equilibrista
sobre la puerta de cristal

Cristal mojado

Existen tres
clases
de personas:
los Altos, los
Medianos y
los Bajos

Ráfagas de limpiacristales
no progresan más allá del muro transparente
Cientos de prismas distorsionadores
viajan formando afluentes y riachuelos verticales

Una mosquita atascada en una gota
que se exalta infinitamente
mas allá del bien y del mal
ante la infinitud de la vida

Los Altos quieren quedarse donde están

Una entelequia para los humanos,
que llaman verdad a la mentira
Anestesiándose de incontables formas
sin enfrentarse a la vida

Los Medianos quieren arrebatarles sus puestos a los Altos

Buscando justificaciones
sin plantar cara al dolor, al sufrimiento
En un anhelo inconsciente, en un anhelo a la muerte
La vida les resulta insoportable

Sin gozar de la dimensión trágica
de la dimensión grandiosa de la existencia

La finalidad de los Bajos, aplastados por las exigencias de su vida cotidiana,
consiste en abolir todas
las distinciones

Una mosquita muerta
fundida, embriagada
en un abrazo humedo y mortal
resbala en dirección a la quintaesencia gravitatoria

Continuamente se presenta la misma lucha social (G.Orwell)

Vivió peligrosamente
pero sintió sin tapujos
la potencia de la vida
Descanse en paz!

Esta entrada fue publicada en Arte y literatura. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.