Milcentenario de Provençana

El jueves de hace dos semanas estuvimos en el Arxiu Municipal de L’Hospitalet para continuar con nuestra investigación amateur sobre el recién descubierto Castillo de Bellvís que se convirtió con los siglos en la Casa de La Torrassa. Nos atendieron muy amablemente y pudimos acceder al censo de habitantes de L’Hospitalet de los veinte primeros años del siglo XX. Pudimos apreciar que la mayoría de habitantes – casi todos jornaleros – provenían de las regiones de Valencia y Murcia, correspondiéndose con la primera ola de inmigrantes del siglo XX en L’Hospitalet. En la exposición del 1929 el barrio de Collblanc-La Torrassa se conocía como “la Murcia chica” por la cantidad de habitantes originarios de esa región, aunque como pudimos comprobar en 1915 ya había bastantes murcianos.

Joan Codina

Antes de irnos del archivo adquirí un libro que me iba a ayudar a saber más. Se trata del libro “Els pagesos de Provençana (984-1807)” del historiador del Baix Llobregat Jaume Codina, que murió el año pasado. Esta obra consta de tres tomos, tratándose de un estudio muy detallado sobre la sociedad y economía de Hospitalet del Llobregat desde sus orígenes hasta principios del siglo XIX. Con la ayuda del libro y de internet he continuado la búsqueda, empezando por los primeros siglos de la ciudad, aunque tengo que decir que no es suficiente con estas fuentes, a veces los datos resultan contradictorios, más para un lego en la materia como yo. Se hace evidente que en los próximos meses tendré que ponerme en contacto con historiadores profesionales y visitar archivos de otras ciudades.

Otro acontecimiento que me hizo especial ilusión es que Patrimoni Cultural del Ayuntamiento de L’Hospitalet del Llobregat se puso en contacto con nosotros, nos facilitó más información y nos ofreció la posibilidad de seguir en contacto e irnos informando de otros temas que consideremos relevantes en nuestras indagaciones del pasado de la Casa de la Torrassa.

Hay que remarcar que, como en todo estudio científico, estamos hablando de que la identificación de los restos con la Torre de Bellvís se trata actualmente de una hipótesis. Las nuevas intervenciones de los arqueólogos en los próximos meses acabaran por demostrar si se trata de una realidad. Según la información de las fuentes, con la que cuentan los investigadores, el Castillo de Bellvís está documentado desde el siglo X. En el libro de Jaume Codina no he encontrado ninguna fuente que apoye esto, aparecen menciones de los Bellvís a finales del siglo XII, en 1188 con Guillem de Bellvís. Aunque el personaje del cual he encontrado bastante información es Pere de Bellvís que aparece como terrateniente forastero a partir del 1194. Los Bellvís vivían por temporadas en la Torre de Bellvís, en lo que en aquel momento se llamaba “muntanya”, que es la zona que se corresponde en la actualidad con La Torrassa.

Como he comentado en el siglo XII he encontrado información sobre Pere de Bellvís, no sé si todas las informaciones se refieren al mismo personaje. La primera noticia data del año 1144 cuando el Conde de Urgel Armengol VII visita al Conde don Peranzules en Castilla, acompañándole los caballeros de Catalunya Ponç de Cabrera y Pere de Bellvís. Después en 1149, cuando el Conde de Barcelona Ramón Berenguer IV reconquista Lleida y dona a Pere de Bellvís el lugar de Avinyana de Serós, a pocos kilómetros de Fraga. Otra noticia ocurre en el año 1166 cuando participó junto con el Conde de Urgell Armengol VII y otros caballeros catalanes en la primera reconquista de Alcántara, en Extremadura. Fernando II dio la ciudad de Alcántara a Armengol VII y este repartió algunas aldeas entre sus caballeros. El señorio de Bellvís en Extremadura comprendía las aldeas de Valdeincar, las Casas, El Campillo, Millanes, Casares,La Mesa, Valdecañas, Fresnedosal, Deleitosa y Almaraz. Actualmente hay un castillo de Belvís y la ciudad de Belvís de Monroy en Extremadura.

Castillo de Belvis de Monroy
(Castillo de Belvis de Monroy)

A partir de ese momento parece que Pere de Bellvís se movía preferentemente por lugares del Marquesado de Lleida y del Condado de Urgell. El pueblo de Bellvís en Lleida aparece en un documento por primera vez en el año 1170 siendo de la Señoría de Bellvís. En la actualidad la ciudad cuenta con dos gigantes en sus fiestas que representan a los nobles Pere de Bellvís y Ermessenda de Montcada.

En 1173-1174 aparece en Lleida, año en el que recibe de Armengol VII algunas casas en propiedad y según parece administraba también los baños de Lleida en 1188. Pere de Bellvís recibe de Armengol la mitad del término de La Portella y en 1179 la vende a la orden religioso-militar de los Hospitalarios, también llamada San Juan de Jerusalem, orden que por esa época estaba también en la Torre Blanca, donde años después nace el Hospital de la Provençana.

Ramón Berenguer IV
(fuente: HansenBCN de Wikipedia)

En el 1181 dona a la abadesa Oria los derechos de Llorenç de Valbona y del término de Maldanell y en 1193 fue testigo de la donación de tierras que hizo el Rey Alfonso II de Aragón a los templarios en Huesca.

En 1201 dona Avinganya de Serós a los trinitarios, junto con los bienes que poseía en el término de Aitona. A finales del 1203 lega a favor de Avinganya – donde se construye la Casa de la Santa Trinidad – los derechos sobre trigo y cebada que tenía en Bellvís, además de 700 maravedíes para la fabrica de la iglesia, falleciendo en ese mismo año y dotando en su testamento la decena parte de sus dominios a la Iglesia de Bellvís. Se dice que era nieto de Guillem Ramon de Montcada – el gran Senescal – uno de los personajes más importantes de la corte de Ramón Berenguer IV, pero no he podido confirmar tal hecho, aun reconstruyendo el árbol genealógico hasta la segunda generación.

Para finalizar quiero mencionar que a partir de este miércoles se inicia durante más de un mes en L’Hospitalet del Llobregat una serie de actividades en conmemoración del milcentenario de la primera mención del término de Provençana en un pergamino del año 908. Una de las actividades será una conferencia sobre el recién descubierto Castillo de Bellvís.

Esta entrada fue publicada en Humanidades y ciencias sociales, La Torrassa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.