El todo contenido en la parte

Estas elecciones de EEUU han sido muy intensas y han ocurrido cosas que hasta ahora no se habían dado, no sólo la elección del primer presidente negro en un país donde hasta hace unas décadas el ku kux klan campaba a sus anchas, sino otras cosas, como la que tiene por objeto este post. Se trata del uso de una impactante técnica en una cadena de noticias para comunicarse con sus reporteros como si de una Princesa Leia o un Obi-Wan Kenobi se tratase.

Star Wars

Esto ocurrió en la CNN cuando Wolf Blitzer conversó virtualmente con la presunta imagen holográfica de la reportera Jessica Yellin desde Chicago donde estaban los seguidores de Obama. Algunas noticias desmienten que se trate de una holografía, hablan de una técnica tomográfica, otros de un holograma sintético, que consiste en reconstruir en un ordenador una imagen tridimensional, es decir realmente Blitzer no veía a Yellin, solo la veían los telespectadores. De igual forma, sea tomografía o sea holografía, creo que es algo que no se había utilizado en un programa de noticias.

Holograma viene del griego, holos significa completo o total y grama quiere decir mensaje escrito o trazado. La holografía fue ideada en 1948 por el físico Dennis Gabor demostrándose experimentalmente en la década de los sesenta con el desarrollo del laser. D. Gabor fue premio nobel de Física en 1971 por este descubrimiento. Se trata de una técnica que permite registrar por medio de rayos laser una imagen tridimensional que parece salir de sus límites, produciendo un resultado bastante realista de un objeto. Su fundamento teórico se divide en dos fases, la exposición de la imagen, o registro del frente de onda de un objeto sin perder la información de la fase de onda, y su posterior reconstrucción. En la exposición de la imagen lo que se hace es iluminar el objeto con un laser colocando una placa fotográfica donde llegue la luz tanto directa del laser (haz de referencia), o reflejada por un espejo, como la que se refleja en el objeto (haz del objeto). Al revelar la placa se obtiene una imagen que es un patrón de franjas de interferencias, parecido a la red de líneas de la rejilla de difracción que se usa en estereoscopia. Posteriormente se reconstruye la imagen utilizando de nuevo un haz de un laser que enfoca al revelado, las franjas de interferencias hacen difractar el laser produciendo tres haces luminosos, dos de ellos que difractan la imagen del objeto en diferentes direcciones creando la imagen virtual.

Holograma

Igual que ocurre con la noticia de la CNN, siempre había creído en una presunta singular característica de los hologramas, la propiedad de que cada fragmento de un holograma contiene toda la información de la imagen. En el libro “Más allá de la teoría cuántica” de Michael Talbot se dice:

“Si se corta una fotografía normal por la mitad, cada parte contendrá sólo la mitad de la imagen contenida en la fotografía original. Esto se debe a que cada diminuta sección de la fotografía, tal como cada punto de una pantalla de televisión en color, contiene nada más que un solo bit de información de la imagen entera. En cambio, si se corta un holograma por la mitad y se proyecta un haz laser a través de una de las secciones, se comprobará que cada mitad igual contiene la imagen completa del holograma original. Cada diminuta parte del holograma contiene no sólo su propio bit de información sino también todo otro bit de información correspondiente al resto de la imagen. En consecuencia se puede cortar un holograma en pedazos, y cada porción individual contendrá una versión borrosa pero completa de la imagen entera. Dicho de otro modo, en un holograma cada parte de la imagen interpenetra todas las demás partes, en la misma forma en que en el universo no local pensado por Bohm todas sus partes se interpenetran”.

Esto que suena tan bien, el todo contenido en la parte, no se corresponde con la realidad, un holograma físico no tiene esta propiedad. Realmente esto se refiere al llamado principio hologramático u holográfico ideado por el físico teórico Gerardus ‘t Hooft y por el físico norteamericano Leonard Susskind acerca de la gravedad cuántica, donde se propone que toda la física de una región puede venir representada por una teoría que yace en la frontera de la región, como si de un holograma se tratase que representa la región fronteriza de un objeto, nada que ver con fragmentos de hologramas físicos que almacenan toda la información del holograma completo. Este principio resolvería la paradoja de la perdida de información en los agujeros negros, pero por ahora es sólo una conjetura más.

Principio holográfico

Un concepto que si sigue la idea del todo contenido en la parte es el concepto de fractal, un objeto cuya estructura se repite a diferentes escalas. Una de las propiedades de un fractal es la autosimilitud que indica que las partes de un objeto tienen la misma estructura geométrica que el objeto completo. La historia de los fractales empezó, como no, con Leibniz; fue el primero en considerar la autosimilitud o simetría recursiva. No es de extrañar porque Leibniz consideraba que una mónada tiene un carácter individual pero a su vez contiene el mundo completo aunque no es consciente de ello, sino que va aumentando el grado de claridad de ese todo progresivamente a lo largo de su eterna vida. Además las mónadas tienen la capacidad de organizarse alrededor de mónadas superiores sin ser conscientes que forman parte de un conjunto. Para Leibniz la manifestación de la mónada es proceso, es energía espiritual que se manifiesta según una Ley representada por la fórmula matemática de la serie y que produce la secuencia de sus estados sin intervención exterior, de hecho no existe lo exterior porque “las mónadas no tienen ventanas”. El cálculo infinitesimal lleva a Leibniz a considerar a las mónadas como series junto a otras series.

Fractales

Los primeros ejemplos de fractales empezaron con Karl Weierstrass, a finales del siglo XIX, pero el primero en dar ese nombre a esos objetos tan característicos fue el matemático Benoît Mandelbrot en el año 1975. En la naturaleza se dan muchos fractales, por ejemplo los cristales de nieve o las líneas costeras siguen una estructura fractal, aunque estos fractales naturales no siguen el principio de autosimilitud matemático sino que se habla de autoafinidad que tiende hacia la autosimilitud.

Pero en la naturaleza se dan otras formas de concebir el todo en la parte, la célula es un caso muy interesante de principio hologramático porque en ella reside el genoma completo de un ser vivo. Las células madre pueden convertirse en cualquier otro tipo de célula de los tres linajes embrionarios. Como las mónadas, las células se organizan con otras células para representar de alguna forma al genoma completo, para formar organismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.