Los gemelos rumanos

Hoy ha sido un día extraño, me he levantado después de un sueño raro en el que estábamos las parejas que compartimos el Molí d’ Enfesta en un hotel.Por alguna razón, yo compartía habitación con Emma y Anna (no sé porqué no estaba con mis David’s). Mientras dormíamos, entraban en la habitación unos Kosovares con la intención de robarme las llaves de casa (vete tu a saber para qué) y yo que por supuesto no se las quería dar, me limitaba a salir por las habitaciones del hotel preguntando a todo el mundo si tenían alguna llave en su llavero que no les sirviera (para hacer un llavero nuevo y dárselo a los kosovares).Mi sorpresa llega cuando en una de las habitaciones me abre la puerta el Dalai Lama, me quedo estupefacta y le pregunto si tiene alguna llave…(tanto rollo con lo fácil que es llamar a la Poli y decirle que los malvados me quieren robar).

Total que ha sido un paranoia completa de sueño, ni siquiera recuerdo como acaba.Después me he pasado la mañana limpiando y a la hora de comer hemos ido al restaurante que tiene mi hermana y que traspasa la semana que viene a unos rumanos. De Transilvania concretamente, una gente muy educada y que nos han gustado mucho,David se ha pedido una sangria para comer que por supuesto yo no he probado, el tio se ha puesto las botas bebiendo y para colmo al acabar le han puesto un chupito de orujo rumano casero (useasé que lo hacen ellos mismos ) de 56º. Lógicamente he tenido que conducir yo porque a este se le ha ido la pera, más que borracho estaba desinfectado por dentro.Yo creo que las tripas le debían arder.

Acto seguido se ha pasado todo el Mercadona diciendo con voz de cazalla que era Rumano y que se llamaba Popesku, decía una tontería tras otra y cuando se despistaba cogía los carros que no eran  nuestros (alguno con señora incluida).Suerte que se daban cuenta porque si llego a la caja con un carro que no es mío…

Al volver, me ha dejado ir al Carrefour para revelar unas fotos aun sabiendo que estaba cerrado y se le ocurre decírmelo cuando llego allí «Yo ya sabia que estaba cerrado pero como te hacía ilusión…»

Al llegar a casa me ha dejado claro lo inútil que soy para conducir y encerrar el coche. (todo porque he hecho alguna maniobra para meterlo de culo)…y de tanto en tanto se pregunta si el bar de mi hermana cambiará de nombre y dejará de llamarse «Los Gemelos» para llamarse «Los gemelos rumanos».

Ahora está tumbado en el sofá, de tanto en tanto se dirige a mí con el nombre de «Churrita» ¿existe algo más cursi?

3 comentarios sobre “Los gemelos rumanos”

  1. Disculpen mi indiscresion..pero uds.se comunican solo a traves de este blog?????Creo que copiare «este modelo» para comunicarme con mi pareja..porque en general es dificil hablarle y «que me escuche»!!!!

  2. Jajaja, ¿Que tal Marina?. Que alegría tenerte por aquí. Soy David, vuestro amigo del foro de la Felicidad de Fernando. Silvia es mi pareja.

    Afortunadamente no es la única forma que tenemos para comunicarnos. Lo del blog es una cosa que se nos ocurrió al acabar este verano y ahí estamos. Gracias por tus palabras.

    Besos,
    David

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.