¿De que es capaz el cuerpo?

El domingo fuimos por primera vez al Teatre Nacional de Catalunya, este es uno de los deberes que tengo dentro del curso de psicología transpersonal que hago, se trata de actualizar en mí una serie de experiencias que nunca he llevado a cabo por mi falta de interés en ellos, como por ejemplo ir a ver teatro, conciertos, o espectáculos culturales de diversa temática. Esta vez le toco el turno a la danza, fuimos a ver la compañía francesa Ballet Preljocaj y su  obra “Les 4 saisons”, con la famosa música de Vivaldi de Las Cuatro Estaciones. La coreografía es de Angelin Preljocaj, hijo de padres albaneses, nació en Francia, estudio danza clásica y contemporánea, y además de realizar sus propias coreografías que forman parte del repertorio no sólo de su compañía sino de otras importantes como la Opera Nacional de Paris, el New York City Ballet y la Scala de Milán, también se ha dedicado al mundo del cine, obteniendo varios premios por su trabajo.

Ballet Preljocaj

Ballet Preljocaj

(fuente imágenes: http://www.preljocaj.org/)

La coreografía la componen 12 bailarines, que al son de la música de Vivaldi, realizan movimientos corporales centrados en cuatro ejes de trabajo:  nacimiento, exaltación, suspensión y vibración. El lema de la obra es la pregunta del filósofo Spinoza “¿De que es capaz el cuerpo?”,  y los bailarines durante los 84 minutos de la obra responden a la pregunta sobradamente. Tengo que confesar que a mí la obra no me emocionó por completo, aunque  tiene momentos muy interesantes como el principio de la obra donde los bailarines cubiertos solamente por una especie de manta realizan movimientos muy sugestivos y originales desde el suelo jugando con la manta y descubriendo en algunos instantes sus cuerpos desnudos, también la escena donde varios bailarines se suben a unos escalones que se balancean y van escribiendo con su cuerpo movimientos que a mí me parecieron sensuales, el juego de la máscara doble que es difícil que podamos hacernos una idea sino se ve, la escena donde los bailarines saltan a la cuerda dibujando en el aire formas y sonidos muy alegres o cuando se cogen por la carne y se estiran imprimiendo un movimiento acelerado, así como diferentes simpáticos personajes que aparecen: las ranas, los puerco espín, los osos transparentes que se mueven como robots, etc. En fin, que como primera experiencia de ver un ballet en directo creo que mereció realmente la pena, y la música de Vivaldi siempre es una delicia escucharla.

Ballet Preljocaj

Ballet Preljocaj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.