Leyendas urbanas de la física

Estos días he aparcado momentáneamente la lectura del libro de “Historia Intelectual del Siglo XX” para leer otra de mis temáticas preferidas: la ciencia. En una de mis visitas a las librerías me topé con un libro que trata sobre un nuevo modelo del universo, se titula “TEORIA QUE DEMUESTRA LA INEXISTENCIA DEL TIEMPO, NUEVO MODELO COSMOLÓGICO DEL UNIVERSO” de Angel González (Bosch Editor), el autor – que curiosamente tiene el mismo nombre y primer apellido que mi suegro al que deseo una pronta recuperación desde estas líneas – propone un nuevo modelo que colisiona frontalmente con algunas de las teorías establecidas desde ya hace algún tiempo por la física, así afirma que existen teorías que contienen aspectos erróneos como la teoría de la Relatividad de Einstein, la teoría Minkowski-Einstein que incluye en la realidad física una cuarta dimensión llamada tiempo, la teoría de la dualidad onda-corpúsculo de la luz, la teoría del big-bang, la teoría de los agujeros negros, la teoría de la masa y energía oscuras, la teoría de formación de las galaxias y las estrellas, etc. Vamos que de un plumazo pretende fulminar gran parte de lo inferido por la física durante los últimos cien años, dos afirmaciones me parecen significativas en este libro: el tiempo no existe y la luz no viaja y por lo tanto no tiene ninguna velocidad. ¡Casi nada!.

Libro de Angel González

Al leer el libro se hace obvio que existen algunos puntos que todavía “bailan” en la física y que entran en aparente contradicción, cuestión que para todo aquel que se interesa por el estudio de la ciencia está claro, lo que ocurre es que en algunos puntos este libro adolece de lo mismo que se denuncia. Algunas opiniones en palabras del autor – las cuales comparto – son las siguientes: “personalmente pienso, que teorizar simplemente por teorizar, tratando de llenar un hueco vacío en la ciencia, comporta un cierto riesgo para la propia ciencia.”, o esta otra: “no olvidemos que realidad es verdad y que verdad es ciencia. No siendo ciencia aquello que no se comporta veraz y coherentemente en cualquier campo de la física y no existiendo además, mayores ni mejores certezas que las que se encuentran en el ámbito de la física.” o el hecho de creer en la existencia de ciertos objetos “para tratar de encontrar cualquier explicación a fenómenos que se desconocen”.

El problema viene cuando el autor utiliza fenómenos que son del ámbito popular pero que nunca han sido demostrados, para tratar de defender sus argumentos . Por ejemplo el argumento que utiliza para resolver la paradoja de Olbers está basado – en gran parte – en aquello que su padre – que procedía de una zona minera – le contaba cuando era niño sobre unos rumores en los pozos mineros. Una leyenda nos cuenta que “según sea la profundidad y la anchura de un pozo de mina, desde el fondo del pozo a plena luz del día, se ven las estrellas exactamente igual que si fuese de noche.”. Esta leyenda que se cuenta desde tiempos de Aristóteles, y que aparece por ejemplo en el ”Diálogo de los dos máximos sistemas del mundo Ptolemaico y copernicano” de Galileo Galilei o en algún escrito de John Herschel, carece de fundamento y nunca ha podido ser demostrada científicamente, realmente estos autores mencionaban el testimonio de terceras personas y nunca lo pudieron comprobar personalmente. Es evidente que la atmósfera iluminada de la Tierra que nos impide ver el cielo estrellado sigue estando ahí cuando nos adentramos en un pozo.

A pesar del sabor agridulce que me han dejado afirmaciones desafortunadas como esta creo que el libro merece la pena porque en general resulta interesante y en otros puntos el autor es bastante elocuente y razonable.

Esta entrada fue publicada en Ciencias naturales y matemáticas. Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a Leyendas urbanas de la física

  1. Angel González dijo:

    Hola, soy el «atrevido autor» de ese libro sobre el que Vd. ha vertido sus comentarios, que le agradezco por lo juiciosos que me parecen. Pero desde que escribi el libro, hay algunas novedades. Respecto de que la luz no viaja, es una forma de decir que no es luz sino luminosidad. Yo lo sabía pero me faltaban pruebas, entre otras la principal, desvelar el origen del espectro, que habrá observado que entre las afirmaciones que hago dudo de la veracidad del especrto de Newton. Bien, pues, despues de más 3 años de arduo trabajo, (y más de 4000 fotografías) he podido probar eso. Y ya tengo al menos un email muy elogioso de un profesor de NOAA -CREST, que por cierto aun no ha visto el lugar exacto y el origen de la formación del llamado especrctro de la luz. Si quiere Vd,. se lo puedo enviar Su visión produce una sensación de indubitativa realidad). Por cierto; entre los logros conseguidos he demostrado que la coincidencia de 2 espectros procedentes de un mismo prisma… NO PRODUCE UN AUMENTO DE SU TEMPERATURA, sino que al contrario DISMINUYE HASTA EN CASI 2 GRADOS. Increíble verdad? saludos y le repito mi agradecimiento por la templaza en sus juicios, y sobre los pozos mineros, es verdaaaad!!! Por eso el Hubble puede ver las estrellas a plena luz del día. La luz es transparente, ah y Marte es roja por su atmósfera, como lo son las nubes al atardecer y la Luna tras ciertos eclipses. ¿Ha visto el hallazgo de Andrea Ghez que se comenta en mi libro? Me voy unos dias de viaje a Sudamérica, pero quedo a su disposición. Por cierto si el espectro se demuestra que no es lo que es (y se demuestra la causa de por qué el infrarrojo es más caliente, A donde va a ir a parar toda la astronomía óptica? Y las leyes de Hubble? Saludos. A. González

  2. David dijo:

    Hola Ángel:

    Le agradezco sus palabras, siempre es un honor conocer a una persona defensora del conocimiento. Me encantaría que me enviase la información sobre el origen del espectro, creo que sólo que se demuestre una pequeña parte de lo que usted muestra en su libro puede ser suficiente para provocar un importante cambio en las ciencias físicas.

    Estoy al tanto de los hallazgos de la astrónoma Andrea Ghez: la observación de estrellas girando alrededor del centro de la Vía Láctea. Esto es una prueba muy importante que respalda la teoría de la formación de las galaxias que usted explica en su libro.

    Le deseo un buen viaje a Sudamérica y espero fervientemente que siga progresando en sus investigaciones.

    Hasta la próxima,
    David

  3. David Martínez dijo:

    Sé que el comentario es antiguo, pero estoy trabajando en un ensayo sobre los grandes disidentes a determinados aspectos de las teorías relativistas y le estaría muy agradecido al Sr. Ángel Gonzalez si fuese posible enviarme la documentación.
    Hace unos años, compre su libro al pasar de casualidad por la Editorial Bosch de Barcelona y entable una agradable y cordial conversación con su editor. Me gustaría comentar algunos aspectos en privado.

    Ruego se ponga en contacto conmigo.

    Hasta pronto

    David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.