El Art Nouveau

Hasta ahora el único modernismo que conocía era el Estil Modernista Catalán, principalmente Barcelonés. En Catalunya el Art Nouveau fue un estilo arquitectónico que se prolongó durante cincuenta años, a partir del 1880, y que tenía como exponentes más destacados a los arquitectos Antoni Gaudí, Lluís Domènech i Montaner y Josep Puig i Cadafalch.. El Art Noveau o Modernismo se dio prácticamente en los países más importantes de Europa: Bélgica, Francia, Inglaterra, Austria, Alemania, Italia y España. Fue un movimiento que apareció a finales del siglo XIX buscando un arte nuevo que sustituyese a los estilos dominantes, como el eclecticismo y el historicismo, acercando el arte a toda la población en un intento de socializar el arte. En el nuevo libro que estoy leyendo – Historia Intelectual del Siglo XX – se habla de este movimiento en el capítulo 4, con título les Demoiselles du Modernisme, supongo que en honor de las protagonistas de algunas de las primeras obras modernistas, como por ejemplo las óperas Salomé y Elektra de Richard Strauss, la Colombina de Pierrot de Schoenberg, o las Demoiselles d’Avignon de Pablo Picasso, obras de principios del siglo XX.

Modernismo en las artes gráficas

El arte modernista se inició con Charles Baudeliere en Francia y en poco tiempo pasó a otros países, se caracterizaba por:

• Una ruptura con el historicismo, es decir con la creencia de que tiempos anteriores fueron mejores para el arte. Con ello el mundo moderno era tan satisfactorio como otras épocas pasadas.
• Era un arte urbano, esto se hizo evidente con el impresionismo que buscaba captar el momento fugaz de la experiencia urbana.
• Comportaba la existencia de una vanguardia, una élite artística e intelectual, que intentaba guiar a las masas.

El modernismo, en una época donde la gente seguía siendo mayoritariamente religiosa, resultó algo provocativo e incluso escandaloso ya que en él había una fuerte tendencia al uso de imágenes femeninas y a la sensualidad. En la ópera Salomé de Strauss se representa a la heroína con tintes modernistas, como “una virgen consumida por una cruel castidad” según dice Peter Watson en su libro. El argumento de esta ópera tiene ecos de perversión sexual cuando Salomé pide la cabeza de Juan Bautista y hubo gente que dijo que la obra era una locura entregada a la indecencia. En Alemania el Kaiser no permitió que se representase la obra hasta que fue llevada a cabo una modificación en el final de la representación: que surgiese una estrella de Belén. La siguiente ópera de Strauss fue Elektra, con ella el artista pretendía cambiar la percepción del mundo que tenía el espectador, hasta entonces se tenía una imagen idealizada de la Grecia Clásica, pero con Nietzsche y otros autores, la idea de las civilizaciones antiguas cambió y se puso de relieve también la parte instintiva, salvaje e irracional de esas civilizaciones. Con Elektra el tema principal era la verdadera naturaleza del hombre y la mujer, otorgando al psicoanálisis una gran importancia, la protagonista de la obra tenía fijación por el padre, alucinaciones y una sexualidad perturbada, síntomas semejantes a la paciente Anna O. de Josef Breuer y que Sigmund Freud utilizó en sus investigaciones sobre el inconsciente. Con esta obra se puso en duda lo que es bello y lo que no, y aunque incomodó al público, no hubo duda que lo hizo pensar.

Elektra

Otro compositor innovador fue Arnold Schoenberg, se inspiró en los pintores expresionistas que pretendían mostrar las formas deformadas y sin refinar generadas por el mundo moderno, analizadas y clasificadas por Freud. Como otros autores en esa época Schoenberg experimentaba con la disonancia y la atonalidad, después de pasar por varias crisis personales estrenó su segundo cuarteto que fue uno de los mayores escándalos de la historia de la música, fue un cúmulo de despropósitos y todo acabó en un griterío, entre simpatizantes y detractores del compositor y los periódicos calificaron la interpretación como “reunión de gatos”. Su obra más influyente fue Pierrot lunaire, con muchas innovaciones, como el Sprechgesang o “canción parlamento” donde no se sabía si se estaba cantando o hablando. En esta obra aparece un arlequín serio y sarcástico que la tradición le ha permitido revelar las verdades más incómodas, también cabe destacar a la actriz Albertine Zehme que interpreto al personaje de Colombina. Se dice que esta obra es el equivalente músical de Les demoiselles d’Avignon o de la fórmula de Einstein E=mc2. En su estreno, Pierrot si que recibió el premio del público y Schoenberg recibió una gran ovación, aunque algunas personas criticaron los textos como blasfemos.

En 1907 un joven Picasso presentaba su cuadro Les demoiselles d’Avignon, cinco hermanas sensuales y provocadoras como lo fueron las féminas Salomé, Elektra y Colombina. Parece que para pintar las caras de las prostitutas se inspiró en unas estatuillas fabricadas por pueblos africanos que atraían a algunos artistas de la época como Matisse, Derain y el propio Picasso; sus rostros son mascaras primitivas que ponen de relieve las diferencias y similitudes entre los pueblos civilizados y los primitivos. Esta obra era tanto creativa como destructiva ya que rompía con las ideas artísticas previas, era escandalosa, intencionadamente fea e indiscutiblemente tosca. Georges Bracque definió la obra “como si alguien estuviese bebiendo gasolina y escupiendo fuego”, puede parecer una crítica negativa pero nada más alejado de la realidad, Bracque y Picasso trabajaron juntos durante dos años como dos montañeros atados a la misma cuerda . Con ellos nació el cubismo analítico, estilo que trata las formas de la naturaleza por medio de figuras geométricas y donde la pintura es casi monocroma.

Picasso

En definitiva, el modernismo fue un cambio total respecto a lo que se había venido desarrollando hasta entonces en el mundo del arte, totalmente vinculado a lo que sucedía en aquellos tiempos, donde la religión organizada empezaba a estar de capa caída, con todos los descubrimientos científicos que ponían en duda tantísimas cosas sobre la concepción del universo que aparecían en la Biblia. El modernismo influyó en muchas artes: en las artes gráficas, en la joyería y en la confección de muebles, en la arquitectura, literatura, pintura, en la música, etc; también fue el inicio del cine. Menuda época la de comienzos del siglo XX…

Art Nouveau

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.