El concejo abierto

Concejo abierto
Concejo abierto
El Concejo abierto era la asamblea de los vecinos de las localidades que participaban en el gobierno de las mismas, en los reinos cristianos de la Alta Edad Media en la Península Ibérica. Etimológicamente, deriva del latín concilium que significa reunión o asamblea, término también utilizado como sinónimo. El concilium fue unos de los ejercicios de democracia directa más importantes que se hayan dado en la historia, que estuvo en pugna durante varios siglos con el palatium hasta que este último lo fue desustanciando poco a poco a partir del siglo XIII-XIV.

En el concejo los vecinos decidían sobre el aprovechamiento comunal de prados, bosques y montes vecinales con fines ganaderos y agrícolas, de los regadíos y de la explotación del molino, el horno o el pozo de sal. Y no sólo para asuntos económicos, sino para actos administrativos, como para dar autenticidad, fuerza y eficacia en derecho a los documentos que se redactaban en su presencia.

El concejo solía reunirse los domingos, después de misa, en el atrio de la iglesia. La llamada a concejo se realizaba mediante repique de las campanas de la iglesia o mediante otro instrumento.

Se solía nombrar un juez para presidir el concejo y aplicar el derecho consuetudinario y uno o dos alcaldes para administrar justicia.

Las iglesias durante la Alta Edad Media eran un lugar de encuentro con el resto de vecinos para tratar los temas comunes del vecindario, no sólo los temas espirituales, de hecho ekklesia significa asamblea en griego. La iglesia se utilizaba para muchas cosas, por ejemplo cuando llovía el mercado se realizaba dentro, era un lugar polivalente, una especie de ayuntamiento, mercado, centro cívico, etc. Las iglesias románicas fueron construidas por los propios vecinos, en los canecillos de las iglesias románicas se suelen ver figuras representativas de los vecinos, con escenas de trabajo, ocio, escenas eróticas, etc. De hecho el concejo abierto es un legado de los pueblos ibéricos de tradición cristiana, más concretamente lo que se llamó el monacato cristiano revolucionario que estuvo en pugna contra el poder de la iglesia católica y Roma. El párroco era designado por la asamblea de vecinos y podía ser expulsado y sustituido según decisión del consejo, la iglesia católica y su jerarquía pintaban poco.

Durante el cristianismo primitivo se crearon los primeros monasterios dúplices (hombres y mujeres juntos) y familiares, donde todos los bienes eran comunes, esto ya se explica en el libro de Hechos del Nuevo Testamento. No se puede entender aquel concejo abierto sin el cristianismo primitivo, que fue un movimiento revolucionario contra el poder de Roma y luchó para abolir la esclavitud, así como la propiedad privada derivada del derecho romano. Poco a poco la jerarquía eclesiástica y el palatium lograron doblegar a los pueblos e imponer sus sistemas de gobierno y adoctrinamiento, se impuso el consejo cerrado (posteriormente los ayuntamientos) y las iglesias y los monasterios fueron controladas por la iglesia católica. Es el paso del estilo románico al gótico.

Podéis encontrar más información sobre los concejos en la web de Félix Rodrigo Mora

2 comentarios sobre “El concejo abierto”

  1. Hola. Es un concejo de León, en Villaverde de Sandoval, en el año 1928. El documento visual mas antiguo sobre un concejo. La presencia de un cura y del gobernador civil y secretario no era muy usual en un concejo, estaban allí para comunicar a los vecinos y miembros del concejo que después de casi un siglo de pleitos se había conseguido el derecho de retracto para recuperar unas tierras comunales que habían sido usurpadas por unos particulares durante la desamortización. En esta conferencia de Laureano M. Rubio se explica en el minuto 52.

    http://vimeo.com/84664054

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.