Día de reyes

Ayer fue el día de la cabalgata de los Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. Mi hijo que va a cumplir diez años ya sabe como son las cosas en cuestión de Reyes Magos. Pensé que no sería tan divertido ir a ver las carrozas pero al hacerlo con mi sobrino Esteban todo volvió a ser como antes. El tiene 5 años y no paraba de maravillarse mirando las motos decoradas con una cantidad de luces increíble (de hecho, quería subirse encima)…para él era divertido y mágico ver a sus majestades, sabía que detrás iban los camiones con los juguetes y miraba con los ojos como platos todo aquello que pasaba a su alrededor.

En un momento dado, al pasar la carroza de Gaspar, empezó a gritar: Gaspaaaaaaaaaar!!!, Gaspaaaaaaar!!! y empezaron a lloverle el doble de caramelos. Su padre (mi hermano), le dijo que no sabía si le traerían muchos regalos porque a veces no se portaba bien, pero el dijo que sí porque aunque a veces hacía cosas mal, había pedido perdón ( ¿no es sabio para un niño de 5 años?)…

Después la cena fue una delicia, empanada colombiana (Hecha por Carola, la madre de mi cuñada), deliciosa, sopa y ensalada de frutas, toda una delicia para cualquier persona que aprecie la buena cocina. (si me las dejan pronto pondré las recetas).

Al final un poco de roscón de reyes (por cierto me toco el haba y como siempre al David Junior el Rey) y dos buenas partidas de Tabú en las que ganamos una partida las chicas y otra los chicos. Nos reímos un montón y es que pasar una velada en buena compañía es el tesoro más grande que podemos tener.

Feliz 2008

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.