Unificar o no: Esa es la cuestión

Hace poco conocí una web llamada Edge sobre un grupo de científicos que se hacen llamar “The Reality Club”. En la web cada año hacen una pregunta y los miembros del grupo la contestan. En el 2008 fue la siguiente:

When thinking changes your mind, that’s philosophy. (Cuando las ideas cambian tu mente, eso es filosofía)
When God changes your mind, that’s faith. (Cuando Dios cambia tu mente, eso es fe)
When facts change your mind, that’s science. (Cuando los hechos cambian tu mente, eso es ciencia)

WHAT HAVE YOU CHANGED YOUR MIND ABOUT? WHY? (¿En que ha cambiado tu forma de pensar? ¿Por qué?)

Science is based on evidence. What happens when the data change? How have scientific findings or arguments changed your mind? (La ciencia se basa en la evidencia. ¿Qué sucede cuando los datos cambian?. ¿Cómo ha afectado en tu forma de pensar los descubrimientos o argumentos científicos?)

Einstein

Me ha llamado especialmente la atención la respuesta del físico Marcelo Gleiser: «To Unify or Not: That is the Question». He aquí una traducción que me he permitido, otro día hablaré sobre qué alternativas existen a la unificación:

Unificación de las cuatro interacciones

Crecí influido por la idea de la unificación. Llegó primero desde la religión, desde mi fondo judío. Dios estaba en todo, era todo poderoso, y tenía un don para interferir en los asuntos humanos, por lo menos en el Antiguo Testamento. Entonces al parecer decidió ser un poco reservado, enviando un Hijo en su lugar, y revelándose sólo el mismo a través de visiones y profecías. Huelga decir que cuando, siendo adolescente, empecé a interesarme por la ciencia, esta visión de un Dios omnipresente, las historias de las inundaciones, las plagas y mandamientos, comenzaron a resultarme sospechosas. Me volví a la física, idolatrando a Einstein y su ciencia, un judío que vio más allá, que encontró una manera de traducir esta antigua tradición monoteísta en el lenguaje universal de la ciencia.

Cuando empecé mi carrera investigadora, no tenía absolutamente ninguna duda de que quería convertirme en un físico teórico trabajando en la física de partículas y la cosmología. ¿Por qué la elección? Simple: era la unión de los dos mundos, de lo muy grande y lo muy pequeño, que ofrecían la mejor esperanza para encontrar una teoría unificada de toda la Naturaleza, que reuniese a la materia y a las fuerzas en una sola formulación magnífica, el triunfo final platónico. Esto es lo que Einstein trató de hacer durante las últimas tres décadas de su vida, sin embargo en su día era una búsqueda de la unificación de sólo la mitad de las fuerzas de la Naturaleza, la gravedad y el electromagnetismo.

He escrito decenas de artículos relacionados con el tema de la unificación, incluso la tesis de mi doctorado fue sobre este tema. Estaba fascinado por los modernos enfoques de la idea, supersimetría, supercuerdas, un espacio con extra, dimensiones ocultas. Una parte de mí todavía se siente fascinado. Pero entonces, hace unos años, algo se quebró. Probablemente fue por una combinación de factores, una mejor comprensión de los procesos históricos y culturales que dan forma a las ideas científicas. Empecé a dudar de la unificación, encontrado que lo científico era equivalente a las formulaciones monoteístas de la realidad, una búsqueda de Dios revelada en las ecuaciones. Por supuesto, hemos tenido ligeras evidencias experimentales en favor de la unificación, de la supersimetría y de las supercuerdas, debí descorchar la primera botella de champagne. Pero han pasado más de veinte años, y hasta ahora todos los intentos han fracasado. Nada de lo dispuesto en aceleradores de partículas, nada en los detectores criogénicos de materia oscura, no hay monopolos magnéticos, no hay desintegración de protones, todas las muestras indicadoras de unificación previstas en los últimos años. Incluso nuestro maravilloso modelo estándar de la física de partículas, donde formulamos la unificación del electromagnetismo y la fuerza nuclear débil, no es realmente una verdadera unificación: la teoría conserva la información de ambas interacciones, tanto en la forma de sus fuerzas o, más en la jerga técnica, de sus constantes de acoplamiento. Una verdadera unificación debe tener una sola constante de acoplamiento, una sola interacción.

Todas mis recientes convicciones contra la unificación pueden derrumbarse durante los próximos años, después de nuestra nueva gran máquina, el Gran Colisionador de Hadrones, que está en funcionamiento. Muchos colegas esperan que la supersimetría finalmente muestre su cara. Otros incluso apuestan sobre posibles indicios de dimensiones adicionales reveladas. Sin embargo, tengo la sensación de que las cosas no resultarán tan bien. El modelo de la unificación, que es tan estéticamente atractivo, puede ser simplemente eso, una descripción estética de la naturaleza, que, lamentablemente, no se corresponde con la realidad física. La Naturaleza no comparte nuestros mitos. Las apuestas son altas. Pero soy un poco agnóstico, no creo hasta que haya evidencias. Y entonces, no hay necesidad de creer más, que es precisamente la belleza de la ciencia.

Esta entrada fue publicada en Ciencias naturales y matemáticas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.