Proyecto DeClarArte

Proyecto DeClarArte - Sexto Trabajo

Clara Oroz es una artista de los pies al sahashrara, una pintora que despierta mi admiración y la de muchas otras personas porque tiene un estilo muy personal y a la vez vinculado con lo más esencial de cada uno de nosotros. Me gustan las formas y los colores que utiliza, la espiral es una constante en su obra, símbolo primordial del crecimiento espiritual y una de las formas que toma la energía en sus mayores manifestaciones, como por ejemplo las galaxias, una forma que es de mis preferidas, este es un fragmento de uno de mis posts anteriores:

El Budismo enseña que existen dos clases de condicionamiento que actúan sobre el Universo. El primero es la tendencia Cíclica o Samsara que es una oscilación entre pares de opuestos, del placer surge el dolor, y del dolor el placer, de la pérdida surge la ganancia, de la ganancia la pérdida, dependiendo del verano aparece el invierno, y viceversa… Esto es llamado también el círculo de las existencias o la Rueda de la Vida, nacimiento, muerte y renacimiento. La segunda es la tendencia en Espiral que nos lleva a ir creciendo espiritualmente hasta llegar al reino de lo Incondicionado o Nirvana. En la naturaleza ya podemos observar este crecimiento si nos fijamos por ejemplo en la concha de una caracola, y no es de extrañar puesto que la espiral logarítmica tiene la virtud de recoger la máxima materia, la máxima energía, en el mínimo espacio y adaptarse a medida que esta crece.

Clara hace poco ha puesto en marcha un proyecto – DeClarArte – un trabajo en el cual sus amigos son sujetos de inspiración, si, habéis leído bien, sujetos, no objetos, porque con este iniciativa se acerca a lo más profundo de cada uno de nosotros, a través de nuestros gustos y arquetipos mentales. Pues bien, he tenido el honor de participar en su sexto trabajo y he quedado encantado con el resultado, para mí es un Ser que se manifiesta en el fluido de vida y que después de un largo sueño, despierta orientado hacia la luz, como dijo mi amiga Rosa con una bonita descripción: “Es fascinante el contraste de color y luz. Me parece algo muy cálido, extendido y palpitante que emerge a la luz, centrado en sí mismo y en la profundidad de la pureza original. Lo percibo en un estado receptivo hacia el exterior y en un mundo introspectivo que quiere trascender.”.

Clara publica en la red social Facebook una imagen de sus obras junto con el vídeo del proceso, cada uno con su fondo musical particular, de hecho la música es uno de los atributos de los que parte para inspirarse, en mi caso ha sido “Requiem for a Dream”, una música que me ayuda a movilizar mis energías.

Desde aquí animo a todos a que conozcáis el proyecto DeClarArte y el resto de la obra de Clara Oroz y aprovecho para dar las gracias a Clara por su maravilloso regalo, un regalo sobretodo profundo e interior, que siempre guardaré en mi corazón.

Esta entrada fue publicada en Arte y literatura. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.