La Casa de Proventius

Estos días de conmemoración del milcentenario de la primera mención del término de Provençana hemos asistido mi padre y yo a diferentes actos públicos. Estuvimos el día 19 de noviembre en el acto conmemorativo institucional que tuvo lugar en el Ayuntamiento de L’Hospitalet del Llobregat. Allí tuvimos la oportunidad de deleitarnos con la conferencia del Dr. Agustí Alcoberro, director del Museo de Historia de Catalunya. El Salón de Plenos del Ayuntamiento estaba repleto de gente, me alegró ver que tantas personas de la ciudad sienten interés por cosas que no sólo tienen que ver con el presente de sus vidas, conocer la historia es importante para saber de dónde venimos y para entender porque hoy las cosas son como son.

Salón de Plenos

La conferencia fue muy interesante, el Dr. Agustí Alcoberro realizó un repaso a la historia de la ciudad desde sus comienzos como Provençana en el siglo X hasta el siglo XVIII ya con el actual nombre de L’Hospitalet. Todo comenzó con el pergamino del año 908 en el que aparece la mención a Provençana. En esa época Catalunya era un país de frontera, entre los francos y el Al-Andalus. Carlomagno había convertido este territorio en el siglo IX en la Marca Hispánica para defenderse de los cristianos y los musulmanes de la península ibérica, se trataba de un territorio que sufría un gran número de ataques de los pueblos vecinos. En el año 908 Catalunya estaba en proceso de independencia de los francos, en aquel entonces el conde de Barcelona era Guifré II, aunque tres años después muere y sus condados pasan a Sunyer I, conde que lideró varios enfrentamientos contra los árabes, entre ellos la expedición militar en el 914 contra el ejercito del gobernador árabe de Lleida, Muhammad al-Tawil.

En el siglo X Provençana era un espacio libre desde el punto de vista jurídico, una tierra de nadie, espacio intermedio entre el rio Llobregat y la ciudad de Barcelona, que era la única ciudad amurallada de todo el condado. Los primeros habitantes, eran colonos que ocupaban las tierras y las cultivaban convirtiéndose en propietarios, aunque era una empresa muy arriesgada porque se trataba de una zona desprotegida que recibía muchos ataques. Estamos hablando de una época difícil, la mortalidad infantil superaba el 50% y la esperanza de vida era escasa, cíclicamente aparecían la peste y la guerra, y el hambre era una constante, los jinetes del apocalipsis campaban a sus anchas por el territorio. Algo que me llamó especialmente la atención es el hecho de que el aspecto físico de aquella gente también era diferente al de ahora, la estatura media estaba entre los 1.40 metros y el metro y medio.

A finales del siglo X Barcelona sufre uno de sus peores momentos, en el año 985 es arrasada por el ejército de Almanzor, se perdió mucha documentación de la época debido a la destrucción de la ciudad, por ello casi toda la documentación que se conoce es posterior. El conde Borrell pidió ayuda a los francos pero esta no llegó, este fue uno de los motivos para que en 988 Borrell II no renovase el pacto de vasallaje con el rey francés y ese año se considera el inicio de la independencia respecto a los francos. Ya entrados en el siglo XI se produce la apropiación de las tierras de Provençana por caballeros feudales y se obliga a pagar a los campesinos una parte de su rendimiento, es la época del contacto de la señoría de Bellvís en Provençana. Existen habitantes de diferentes capas sociales, payeses (vasallos de los señores) que poseen la tierra bajo el régimen de enfiteusis, es decir pagando anualmente un canon a los señores, también existen esclavos y jornaleros que trabajan la tierra. En el 1101 se construye una nueva iglesia en Provençana y a principios del siglo XI se funda el nuevo hospital de la Torre Blanca que se trataba en realidad de un hostal en el segundo núcleo del actual Hospitalet. En esa época Provençana era un lugar de paso, Barcelona por la noche cerraba las puertas de su muralla y por este motivo los viajeros que buscaban refugio por la noche se hospedaban en el hostal. Este segundo núcleo pasó a llamarse la Pobla de L’Hospitalet o de l’Hospital en el siglo XII.

Pergamino de Provençana

Después de la conferencia tuvimos la oportunidad de conocer en persona a Josep Maria Solias, director del Museu d’Història, a Francesc Xavier Menéndez, cap de secció de Patrimoni Cultural y a la Dra. Montserrat Pagès. Nos hizo especial ilusión porque se tratan de personas de referencia que conocen muy bien la historia de la ciudad de L’Hospitalet. Y una grata sorpresa final mientras fotografiaba el pergamino, pudimos conocer a la alcaldesa Núria Marín y hablamos unos minutos con ella, se mostró muy interesada por nuestras inquietudes respecto a la historia de L’Hospitalet y nuestra relación con la Casa de La Torrassa, pudimos constatar que la alcaldesa está muy sensibilizada con los vestigios del pasado de su ciudad. Nos presentó al teniente alcalde de Cultura Mario Sanz y nos invitó a futuras reuniones relacionadas con los hallazgos en la Casa de la Torrassa, fue muy amable.

Espilleras

Días después recibimos una muy buena noticia, se nos invitaba a ver los hallazgos de la fortificación medieval en la Casa de La Torrassa. El 26 de noviembre acudimos por la mañana a la Casa de La Torrassa y pudimos ver en vivo y en directo las catas que se han realizado en diferentes puntos de la casa y que muestran varias saeteras o espilleras. Fue impresionante por muchos motivos, hacía varios años que no pisaba aquel lugar que tantos buenos recuerdos me trae, más cuando era testigo no sólo de mi pasado sino de un pasado de hace más de un milenio. Las explicaciones de los expertos tuvieron un valor incalculable para nosotros y pudimos también aportar información sobre diferentes aspectos de la casa, todos estábamos disfrutando de aquello que teníamos ante nuestros ojos. Durante las conversaciones pudimos conocer que probablemente no sea correcto afirmar que la casa fue propiedad del Baró de Maldà, la Torre Llampada del Baró de Maldà puede referirse a una casa de Pla d’Ença en la Marina. Tengo información que apunta en esa dirección pero eso lo expondré otro día, posiblemente tendré que actualizar alguno de mis anteriores posts, es el precio que hay que pagar por el bien de la verdad.

Durante la visita a la casa

Ese mismo día por la tarde fuimos a la conferencia de la Dra. Montserrat Pagès en el Museo de Historia que dio una auténtica lección sobre todo aquello que concernía al pergamino del 908. Pudimos saber por ejemplo que el nombre de Provençana seguramente proviene de la época romana significando Casa de Proventius. En otro pergamino del año 986 se menciona a Santa Eulalia de Provençana que podría tratarse de Santa Eulalia de Mérida, una santa de culto muy antiguo desde el siglo IV.

En estos momentos estoy preparando más material, tenemos los datos de los propietarios de la Casa de la Torrassa a finales del siglo XIX y todo el siglo XX, y en breve visitaremos de nuevo el Archivo Municipal para consultar la información de la contribución territorial urbana de finales del siglo XVIII y el siglo XIX al completo. El jueves 10 de diciembre tenemos otra cita en el Museo de Historia para estar presentes en la conferencia “Les excavaciones recents a l’antiga masia de la Torrassa: el castell de Bellvís.”

Enlaces interesantes:
Blog del Director del Museo de Historia de Hospitalet del Llobregat
Noticia del acto de conmemoración

Esta entrada fue publicada en Actualidad, La Torrassa. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a La Casa de Proventius

  1. Josep Maria Solias dijo:

    Hola,

    Me alegro que sigas pulicando cosas de nuestra ciudad.

    Ánimo

    Dr. Josep Maria Solias
    Director del Museu d’Història de L’Hospitalet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.