De demofascismos y referéndums

Genocidio de Crimea contra las clases populares de Crimea  (1919)

– Genocidio de Crimea perpetrado por el ejército soviético contra las clases populares (1919) –

El asunto de Crimea demuestra una vez más que por encima de referéndums de autodeterminación e independencia, en última instancia se encuentra el militarismo y da igual el bando del que hablemos, la esencia de cualquier Estado-nación es militar, de hecho con el Estado moderno se crean los ejércitos permanentes. Creer que hoy día los ejércitos están sólo para llenar los cuarteles y que no intervienen en lo decisivo del poder es, como mínimo, andar un poco despistado.

Para aquellos nostálgicos del Estado soviético que parecen querer recordar sólo una parte de la historia, indicando que Crimea ya perteneció a Rusia, que fue regalada por ésta a Ucrania y que si la mayoría de los ciudadanos del territorio de Crimea deciden unirse a Rusia ya les parece bien, quiero contar la otra parte de la historia que no suele aparecer en los medios de comunicación. Rusia cedió la óblast de Crimea a Ucrania en 1954, pero antes, durante la revolución rusa los tártaros de Crimea habían proclamado su independencia del imperio ruso. Durante la segunda guerra mundial los soviéticos se anexionaron Crimea en 1944 y castigaron a los tártaros con deportaciones a Asia central para ocupar después el territorio con colonos rusos que se convirtieron en mayoría (como ha hecho China en el Tibet, así cualquiera gana un referéndum en el futuro). La represión de los soviéticos contra las clases populares de Criméa no sólo se dio durante la segunda guerra mundial, en 1919-1920 los bolcheviques cometieron uno de los más grandes genocidios asesinando a más de 50.000 personas de las clases populares. Los tártaros no tuvieron la autorización de retornar a Crimea hasta la llegada de la perestroika y hoy día no superan el 15% de la población de Crimea. Hace pocas horas la población tártara de Crimea acaba de anunciar su decisión de querer separarse de Rusia. Está por ver si lo lograrán, dudo mucho que algún otro Estado envié un ejército para que puedan hacer otro referéndum y proclamar su independencia. ¡Si para hacer un referéndum es necesario un ejército ya me dirán que democracia existe entre los países con sistema parlamentarista!

Que cuestione la anexión de Crimea a la Federación Rusa hay quien puede interpretarlo como un posicionamiento en el otro bando de la Guerra Fría, pero a mí me parece igual de mal que Estado se quede un territorio, no me voy a posicionar ni por el Estado ruso, ni por los Estados europeos, ni por el estadounidense, ni por el ucraniano, porque para mí el Estado en todas las épocas representa una organización creada por una minoría para controlar a una mayoría, protegida por el monopolio de la coerción y la violencia, por mucho que intenten hoy día disfrazarlo de democracia. Para el Estado la colonización y anexión de territorios es sinónimo de expoliación de recursos y explotación de sus habitantes, para beneficio de una minoria.

No nos engañemos, que un referéndum de autodeterminación y/o independencia se haga o no se haga depende del consentimiento o no de un Estado o de varios, no de la libre decisión de un pueblo. Si se lleva adelante la anexión de Crimea a la Federación Rusa no es por el referéndum, sino por la movilización de tropas rusas en Crimea que permitieron que se llevara a cabo este referéndum ante la presión de otros Estados que se posicionaron en contra y posteriormente hicieron lo que ya tenían pensado hacer desde un primer momento, dado que conocían por anticipado el resultado del referéndum por la mayoría de estatólatras rusos que allí viven, descendientes de los colonos que empezaron a llegar en 1944.

De igual modo si no se lleva adelante la creación de un futuro Estado catalán será porque en última instancia lo impida el ejército español , tal como se indica en el artículo 8 de la Constitución española. Y si hipotéticamente se llevara a cabo un referéndum será porque así también lo permita el Estado español (o un Estado más poderoso), igual que en los casos escocés y quebequés (que ya sabían que saldría el NO), no porque así lo decida el pueblo catalán. Dicho sea de paso yo no participaré en un referéndum que tiene como primera pregunta si quiero un Estado catalán.

Hoy día parece que todos los asuntos tengan que formar parte de la razón de Estado, incluso la celebración de referéndums tiene que estar manchada por el militarismo y parece que eso carezca de importancia, demostrando una desconfianza total por parte de los estatólatras a que las clases populares puedan autoorganizarse. Una máxima del fascismo dice "Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado." (Mussolini). Si pedimos que el Estado lo resuelva todo, demostramos no estar muy lejos ideológicamente de fascistas como Mussolini, por este motivo gente como Pedro García Olivo denomina a nuestras sociedades "democráticas" actuales, demofascistas.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.