Salir de la vida

Viene del Hilo del Foro de Fernando 

Hola Marina:

Cuando haces la pregunta «por que pensar que es indigno suicidarse?» quería referirme especialmente a porque podemos pensar que es indigno. Es importante conocer que estamos inmersos en nuestros países en una cultura impregnada de costumbres e ideas católicas, y nuestra moral – aunque no nos demos cuenta – también. Creo que es justo saber de donde proceden esas ideas, cuando mucha gente desconocedora de las ideas de la Iglesia las continua transmitiendo a sus hijos sin saber de donde provienen.

Para los católicos el suicidio es un pecado gravísimo que impide que el alma del difunto vaya al cielo. En la página http://es.catholic.net/temacontrovertido/330/1748/articulo.php?id=8977 podemos leer algunas opiniones sobre el suicidio de gente como Santo Tomás o San Agustín:

****************

“la vida es un don dado al hombre por Dios y sujeto a su divina potestad que mata y da la vida. Por tanto el que se priva a sí mismo de la vida peca contra Dios, como el que mata a un siervo ajeno peca contra el señor de quien es siervo… A sólo Dios pertenece el juicio de la muerte y de la vida…” (Santo Tomás).

Pío XII lo calificó de “signo de la ausencia de la fe o de la esperanza cristiana” (discurso del 18/II/58).

El Concilio Vaticano II lo colocó con otros delitos que atentan contra la vida misma, juzgados como “cosas… vergonzosas” que “atentan la civilidad humana… y constituyen el más grave insulto al Creador” (Gaudium et spes, 27).

En la Declaración sobre la eutanasia (26/VI/80) se afirma: “La muerte voluntaria, es decir, el suicidio, es inaceptable a la par que el homicidio. Toda la doctrina del Magisterio ha sido resumida por el Catecismo Universal en los nn. 2280-2283.

La Sagrada Escritura no se ocupa de él pero es legítimo verlo incluido en el mandamiento que dice: No matar (Ex 20,13).

Ya San Agustín lo había interpretado de tal manera: “No es lícito matarse, ya que esto se debe entender como incluido en el precepto No matar, sin ningún agregado.

No matar, por tanto, ni a otro ni a ti mismo. Porque efectivamente, quien se mata a sí mismo, mata a un hombre” (De civitate Dei, I,20).

****************

Por lo tanto en parte es indigno quitarse la vida porque nuestra cultura nos lo ha transmitido así. Si fuéramos ancianos esquimales veríamos normal «dejarnos morir» en la nieve porque esa sociedad es consciente de que en el medio ambiente en el que viven hay escasez de alimentos, a la vez que encarna mucha dificultad conseguirlos. Así que tienen una consciencia de aprovechamiento de los recursos naturales bastante más alta que en nuestra cultura. Cuando un esquimal se da cuenta que consume más de lo que aporta al grupo entonces por el bien de la supervivencia de su familia se despide de ella y marcha a morir porque sino puede desaparecer la unidad familiar al completo. Así que el infierno católico debe estar lleno de esquimales que se han quitado la vida por amor a su gente. Este hecho demuestra que la fe católica, que significa «fe universal», no es realmente universal, un nieto o un hijo de un anciano esquimal no verá indigno que su ser querido decida su final.

Para acabar quería felicitarte por tu trabajo con las ancianas, seguro que eres una buena compañía para ellas. He tenido noticias de una psiquiatra que estudió muchos años sobre los procesos mentales que pasan las personas al morir, se llama Elisabeth Kübler-Ross y estoy buscando sus libros, hay una película sobre su vida que se llama «Acompañar a morir».

http://www.spiritualvision.es/pelicula.php?idfilm=74

http://www.elisabethkublerross.com/Spanish/index.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Elisabeth_K%C3%BCbler-Ross

Un abrazo

David
david@upaya.es
http://www.upaya.es

 P.D.: Responder en el Foro de Fernando 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.